Triplica el riesgo cardiovascular

Triplica el riesgo cardiovascular

El consumo de margarina triplica el riesgo de enfermedad cardiovascular, aumenta el colesterol LDL (perjudicial) y reduce el HDL (beneficioso)

Esta afirmación solo sería cierta si nos atenemos a los efectos de las grasas trans sobre la salud cardiovascular, pero dado que se ha reducido significativamente la presencia de este tipo grasa en la margarina y se ha mejorado sensiblemente el perfil graso de las margarinas, vemos que pueden incluirse dentro de una alimentación cardiosaludable. Es más, algunos estudios demuestran que sustituir la mantequilla por la margarina reduce el colesterol LDL (malo) y aumenta el colesterol HDL (bueno) y, en consecuencia, reduce el riesgo cardiovascular.